Las monedas sociales

Las Monedas Sociales

En una época como la que nos está tocando vivir, donde las instituciones que tienen el encargo de facilitar al país el dinero necesario para el comercio han sido incapaces de cumplir con su cometido, especialmente entre 2008 y 2015, es natural que tanto los comerciantes como los consumidores se doten a sí mismos de nuevos instrumentos financieros, lo que llamamos Monedas Sociales, complementarias de la moneda oficial hegemónica.

La Fundación INEVAL se interesa por éste como por cualquier otro fenómeno sociológico que tienda a mejorar el bienestar de la sociedad y manifestar los valores humanos, como es el caso, ya que de las cosas que más nos han llamado la atención es el espíritu de hermandad tan acusado y poderoso que se despierta en los pueblos y comunidades donde comienzan a circular estas monedas locales.

Llevamos años estudiando el tema a nivel teórico y nos complace facilitar en este sitio web elementos que puedan ser útiles a los responsables de las monedas sociales. Si el lector decide utilizar alguno de estos materiales, debe saber que se ofrecen gratuitamente a título meramente informativo y de buena fe, y sin ninguna garantía ni responsabilidad por parte nuestra. Es necesario que antes de aplicar cualquiera de estas sugerencias haya verificado por usted mismo su aplicabilidad y validez.

Ejemplos interesantes de monedas sociales (que pueden dar crédito sin interés) cercanas a Ineval son:

Otras monedas no sociales pero sí complementarias (no dan crédito pero aseguran el reciclaje del dinero dentro de la comunidad que la emite):

Si un gestor de moneda social o complementaria desea nuestro consejo sobre algún aspecto no contemplado en esta página, nos puede escribir a monedasocial@ineval.org

logo del IMS

El Instituto de la Moneda Social

Se trata de un grupo de unos 40 expertos en monedas alternativas que se constituyó en el seno de la fundación Ineval en 2013, donde permaneció albergado hasta 2018, año en que se constituyó la Asociación del mismo nombre.

Blog del Instituto de la Moneda Social

El Eurocat

En 2012-2013 las tensiones de liquidez en las empresas de Cataluña eran tan acuciantes que un grupo de economistas e ingenieros propusimos la creación de una moneda complementaria del euro, que fuese de curso legal o para-legal en esta zona económica, impulsada por el gobierno autonómico o alguna de las asociaciones patronales, como PIMEC, Foment o CCN, coincidiendo con la propuesta de BVMW, la patronal federal de la Mittelstand de Alemania, para dar un respiro a la Europa del sur.

El diseño técnico del Eurocat lo realizaron Susana Martín Belmonte y Jordi Griera i Roig, con aportaciones significativas de Santiago Martí y de los demás socios de la actual asociación. La gran novedad que introdujo fue una doble contabilidad de dinero y de microavales. Éstos tienen por objeto asegurar la solvencia de la moneda sin necesidad de afianzamientos externos, haciéndola realmente independiente del euro.

Eurocat también estuvo albergado en la Fundación Ineval desde su creación hasta 2017, cuando se constituyó la asociación del mismo nombre.

Web de Eurocat

Argumentario para las monedas sociales.

Las preguntas del comerciante.

  1. ¿Por qué razón me conviene adherirme a la moneda social?
    Para aumentar ventas. Usted debe pensar si la disminución de público se debe a que sus productos no son deseados o si es porque, deseándoles, la gente no los puede comprar porque no tiene euros. La moneda social proporciona a los compradores un medio de pago complementario al euro, aumentando la cantidad de dinero en circulación y por tanto estimulando las ventas.
  2. Pero si me pagan en moneda social, como pagaré a mis proveedores?
    Supongamos que trabaja usted con un margen X, lo mismo si es el 60% o el 10%, lo que está claro es que a su proveedor lo más probable es que le tenga que pagar en euros, por lo tanto es recomendable que venda los sus artículos en moneda mixta: X en euros y 100-X en moneda social. Concretando, si su margen es del 35% en un producto que usted ha fijado el precio en € 100, puede venderlo por € 65, más el equivalente de € 35 en moneda social.
  3. Si igualmente lo vendo por un total equivalente a € 100, para que el cliente me lo comprará ahora si antes no lo hacía?
    Porque en principio el cliente no se queja de que su producto sea caro sino que su problema es que no tiene euros suficientes. Al reducir la cantidad de euros que usted le exige, está facilitando la venta, aunque no baje el precio. Piense que el camino tradicional para aumentar ventas, que consiste en bajar el precio, representa una merma de su margen comercial que muy rápidamente puede llevarle a tener pérdidas, en cambio si cobra su margen en moneda social facilita la venta sin perder margen.
  4. Pero qué hago yo de la moneda social?
    Usted hace lo mismo que su cliente, es decir comprar en los establecimientos que la acepten. El agua y la electricidad seguramente los tendrá que pagar en euros, pero ya del alquiler puede negociar una parte en moneda social, ahora que los alquileres están bajando. En cuanto a su sustento personal, que obtiene de su margen, según datos del Instituto Nacional de Estadística un 90% de la “cesta de la compra” se realiza en tiendas locales, que pueden aceptar la moneda local, y sólo el 10% corresponde a compras externas a la localidad, por lo tanto en euros. Además, le conviene saber que hay ciudades y pueblos donde las empresas han establecido redes de intercambio basadas en la moneda social, es decir que su utilidad no está limitada a las ventas al por menor. Esta moneda es SU, pensada para darle mayor liquidez y favorecer los intercambios, la imaginación de los empresarios pone el resto.
  5. ¿Cuántos comerciantes aceptan ya la moneda local?
    Todas las cosas empiezan un día y tienen un periodo de lanzamiento. Nosotros empezamos el día tal y hasta este momento se han adherido los siguientes comerciantes: (enumerar). Está claro que usted puede pensar que tiene un cierto riesgo hasta el día en que el número de comerciantes o de usuarios sea razonablemente elevado. Nosotros no queremos que usted corra ningún riesgo y le proponemos que empiece con un 10% (5% según el ramo) en moneda social, de manera que lo peor que le podría pasar es que habría hecho un 10% (5%) de descuento en la venta si no pudiera cambiar la moneda social para productos o servicios que le interesen, pero piense que si no se ha hecho seguramente no hubiera hecho esta venta, por lo que en realidad ha ganado más que ha perdido. Nosotros nos basta con su compromiso de aumentar este porcentaje en moneda social el día que le mostramos que hemos doblado el número de comerciantes o de usuarios que la aceptan.
  6. ¿Qué pasa con el IVA?
    No hay cambios respecto a su situación actual, mismo tipo, el mismo importe, se cobra en euros y se paga en euros. Asimismo, le informamos que hay ayuntamientos que están empezando a aceptar el pago de ciertas tasas municipales en moneda local. Estamos en conversaciones con nuestro (en su caso).
  7. Es legal lo que está haciendo?
    Sin lugar a dudas, los estatutos del Banco Central Europeo prohíben a cualquier persona o entidad “emitir billetes de banco denominados en euros”, lo que sería un delito tipificado como falsificación de dinero. Nuestra moneda no son euros ni pretende sustituir el euro, es lo que en Europa se llaman monedas sociales o monedas locales, un sistema de promoción del comercio plenamente aceptado. Hay sólo que cumpla los requisitos de la Ley Europea del Dinero Electronic, que en España se promulgó el 27 de julio de 2011; esta ley pone ciertas limitaciones para que la nueva moneda no sea de uso universal, que no valga para pagar todos en todas partes, y así que no sea competencia del euro. Nuestra moneda las cumple. El Reglamento que desarrolla la citada ley es claro:
  • Artículo 23. Redes limitadas.
  • En virtud del artículo 1.3.a) de la Ley 21/2011, de 26 de julio, no estará sujeto a la normativa reguladora de dinero electrónico el valor monetario almacenado en instrumentos el uso desl esté limitado a:
  • a) En los establecimientos del emisor, o;
  • b) dentro de una red limitada de proveedores que hayan celebrado un acuerdo comercial directo con el emisor del instrumento.
  • Se considera que el uso de un instrumento se circunscribe a una red limitada si sólo puede emplearse para la adquisición de bienes y servicios en una determinada cadena de proveedores de bienes o servicios, o para una serie limitada de bienes y servicios, sea cual sea la localización del punto de venta.
  • Los proveedores de bienes y servicios incorporados a una de estas redes limitadas deben haber suscrito un contrato en virtud del cual se reconozcan las obligaciones comunes a todos ellos para la aceptación del instrumento y los derechos de los usuarios del mismo que , en todo caso, deberán ser idénticos independientemente del proveedor del bien o servicio.

MONEDA SOCIAL, LAS PREGUNTAS DEL USUARIO/A.

  1. Para que una moneda nueva, no basta con el euro?
    En los países del sur no es suficiente, sin lugar a dudas. Las estadísticas económicas muestran que el 98% del dinero que llegan a los bancos, estos los invierten en el mercado de capitales, coloquialmente llamado “el casino financiero”; sólo el 2% se reinvierte en la economía local, con el resultado que falta dinero para todo. La moneda social es la respuesta que la ciudadanía da a este estado de cosas. Es una respuesta en la dirección de la autosuficiencia y la solidaridad, para promover una nueva sociedad más participativa, donde la escasez de dinero no sea un problema para la existencia.
  2. En el caso del euro yo sé que está apoyado por el Banco Central Europeo y los gobiernos. ¿Quién o qué apoya esta moneda social?
    Esta moneda está apoyada fundamentalmente por la confianza mutua de los ciudadanos que la utilizan, por el trabajo que le da valor y por la seriedad de todos los intervinientes, que son: …. ((Adicionalmente, esta moneda está respaldada por …))
  3. En realidad el apoyo de una moneda social no es tan importante como su velocidad de circulación y sus propiedades para facilitar el comercio. La moneda social no pretende ser una moneda de reserva o de acumulación de valor, casos en que seguramente tendría más sentido preguntarse por su apoyo; su misión es aumentar la masa monetaria a disposición de los habitantes de la ciudad para satisfacer sus necesidades de compra. Si usted tuviera la intención de poner todos los ahorros de su vida en moneda social probablemente le recomendaríamos que abandonara la idea, no por falta de solvencia de la moneda social, sino porque los ahorros son para no gastarlo y en cambio la moneda social nace con una vocación de circulación, de cambiar de mano constantemente. Es así como cumple su cometido.
  4. ¿Para qué una moneda nueva, no basta con el euro?
    En los países del sur no es suficiente, sin lugar a dudas. Las estadísticas económicas muestran que el 98% del dinero que llegan a los bancos, éstos los invierten en el mercado de capitales, coloquialmente llamado “el casino financiero”; sólo el 2% se reinvierte en la economía local, con el resultado que falta dinero para todo. La moneda social es la respuesta que la ciudadanía da a este estado de cosas. Es una respuesta en la dirección de la autosuficiencia y la solidaridad, para promover una nueva sociedad más participativa, donde la escasez de dinero no sea un problema para la existencia.
  5. En el caso del euro yo sé que está apoyado por el Banco Central Europeo y los gobiernos. ¿Quién o qué apoya esta moneda social?
    Esta moneda está apoyada fundamentalmente por la confianza mutua de los ciudadanos que la utilizan, por el trabajo que le da valor y por la seriedad de todos los intervinientes, que son: …((Adicionalmente, esta moneda está respaldada por …)) En realidad el apoyo de una moneda social no es tan importante como su velocidad de circulación y sus propiedades para facilitar el comercio. La moneda social no pretende ser una moneda de reserva o de acumulación de valor, casos en que seguramente tendría más sentido preguntarse por su apoyo; su misión es aumentar la masa monetaria a disposición de los habitantes de la ciudad para satisfacer sus necesidades de compra. Si usted tuviera la intención de poner todos los ahorros de su vida en moneda social probablemente le recomendaríamos que abandonara la idea, no por falta de solvencia de la moneda social, sino porque los ahorros son para no gastarlo y en cambio la moneda social nace con una vocación de circulación, de cambiar de mano constantemente. Es así como cumple su cometido.
  6. Me puedo encontrar un día teniendo un cierto importe de moneda social sin poder cambiarla en euros o en productos o servicios?
    Todo es posible en este mundo, lo que cuenta es la probabilidad de que efectivamente suceda. En la práctica es mucho menos probable que pierda dinero de lo ocurrido con los bancos, por ejemplo, que los clientes no han podido sacar sus ahorros de toda la vida. La asociación de ciudadanos y productores que impulsa la moneda social está absolutamente determinada a mantener el proyecto en todas circunstancias, ya que el proceso de dar impulso a la economía local es irreversible, por necesario. Este proyecto, como los innumerables proyectos de moneda social que han nacido en todo el mundo, no se origina en “una nueva fórmula financiera” sino en un cambio total de mentalidad, lo que se conoce como “transición”, el paso de la antigua sociedad insolidaria a la nueva sociedad en red, solidaria, cooperativa y con valores humanos. Desde nuestro punto de vista este compromiso mutuo vale mucho más que tener dinero en un banco, y desde luego es más sólido.
  7. ¿Cuáles son los fundamentos legales del sistema?
    En la Unión Europea se admiten dos tipos de moneda: Primero el euro, única moneda de curso legal, válida para acumular valor, por legalmente liquidar deudas, pagar impuestos y emitir billetes de banco. Es la herramienta del comercio global. En segundo lugar, las monedas locales, sociales o complementarias, su misión es estimular las economías locales y remediar la escasez de moneda gubernamental causada por las ineficiencias del sistema financiero. De las leyes europeas extraen dos consecuencias: falsificar euros está penado, emitir moneda social está permitido. Como prueba de ello, varias monedas sociales están respaldadas por ayuntamientos y otras entidades oficiales igualmente importantes.
  8. Y si lo ilegalizan mediante un cambio de las leyes, qué harán?
    Las leyes europeas no cambian de un día al otro, por decreto, sino mediante largos procesos legislativos. Un cambio así sería difícil debido a las muchas monedas sociales existentes, la opinión pública y la fuerza de los votos que las apoyan. Sin embargo, caso de suceder, procederíamos a un cierre progresivo y ordenado, por lo que las pérdidas serían mínimas, si las hay, que no tiene por qué.
  9. ¿Dónde y cómo puedo conseguir moneda social?
    Usted puede vender productos que fabrique, objetos de segunda mano o servicios que proporcione. Por eso lo mejor es anunciarse en la web de la asociación. También puede cambiar euros por moneda social. En este caso le recomendamos que se entere de las condiciones de redención o cambio inverso en euros, por si algún día le conviene, ya que algunas monedas lo permiten y otros no, y también los hay que lo permiten pero con una pequeña merma o comisión.
  10. Perdone, pero sigo sin entender por qué tengo que cambiar euros a moneda social en lugar de usarlos directamente. Me lo puede volver a explicar?
    Usted hace una compra. Si se realiza en euros, el tendero los llevará al banco, el cual los invertirá en bonos del tesoro a diez años o en un fondo de inversión americano o chino. ¡Habrán desaparecido de su pueblo o ciudad! En cambio, si usted paga en moneda social, tiene la certeza de que el tendero lo reinvierte en la población. Hay más dinero para todos en el segundo caso, se palpa más fluidez económica. Usamos la moneda social en beneficio propio y de todos.
  11. Y donde la puedo gastar, qué comercios la aceptan?
    Observe los carteles que normalmente exhiben los comercios adheridos. Puede encontrar una lista de ellos en la web de la asociación, vale la pena controlar con frecuencia dado el ritmo con el que se expansiona la aceptación de la moneda.

Continuar a: LA VENUSHINA

Vuelta al MAPA